viernes, 1 de septiembre de 2017

Lo que el verano se llevó

26 días y 25 noches. Del 4 al 30 de Agosto en nuestro mini paraíso particular.
Unas vacaciones tan tan taaaaan deseadas que por poco esas ganas tan intensas las echan a perder.
No quería ni una mala cara, ni un mal día, ni medio enfado ni nada. Obviamente con dos nanos siempre en ebullición, eso sí es Misión Imposible y no la saga de Tom Cruise.
De Oliva a Navarra, pasando por Murcia y de vuelta a Oliva, aún siendo las más largas, estas vacaciones saben a poco.
Y ya de vuelta a Winchester empiezo a pensar en lo que se ha llevado este verano, algunas cosas muy importantes...

Se llevó el estrés de la mudanza y el de hacerse a una nueva ciudad, los enfados de A y el agotamiento del costillo y míos. Y es que aunque haya alguna infulander famoseta que diga esta soberana tontería, si tienes un año agotador, nada hay mejor que desconectar, es algo necesario física y mentalmente (sobre esta señora, se merece alpiste aparte, es un fenómeno paranormal - no ella, sino lo que sucede a su alrededor y lo que dice).

Se llevó el inglés! y todo ha sido en español, de tal manera que la vuelta a Inglaterra me está pillando con la lengua cambiada y me está costando cambiar el chip otra vez. La suerte con los pichones es que no se trastabillan nada, cada año mejoran el español (aún tienen sus fallitos, ya que su lengua materna es el inglés, pero nada) y pasan de un idioma al otro con una facilidad pasmosa. ¡Envidia que me dan estos micos!

Se llevó el blanco "sucio" de la piel...porque si bien nos bronceamos prontito y los últimos días en Inglaterra, con tanto sol y calor nos dieron moreno albañil, ahora tenemos un doradito de caramelo gracias a los días en la playa, en Náquera, en Cartagena...

Se llevó la soledad, ese huequecito que se nos queda a los expatriados, que sólo pueden llenar los familiares (yayos, nonni, primos...) y esos amigos que siempre están ahí, no importa los años.. más de  20, no viéndonos siempre, como con P y su familia, 8 sin vernos, pero como si no fuera así. Y lo mejor es traerse la esperanza que nuestros hijos puedan repetir esas amistades en el futuro (ay ojalá, qué grupo más precioso sería, se llevan bien y ojalá siga así....)

Se llevó la inocencia de V, o un trocito de ella. Cuando hay un atentado terrorista, es como si te dieran un bofetón, como si te cerraran una puerta para tus niños. Esperas que ellos no se enfrenten a este tipo de noticias y que tengan un mundo mejor cuyas maldades se reduzcan a que no te dejen jugar a algo...pero no esto. Los niños españoles de los 80 vivimos con ETA y esas terroríficas noticias que sacudían a España cada dos por tres, y si eras hijo de policías, guardias civiles o políticos, el terror aumentaba de manera angustiosa que no te dejaba ni respirar casi. Y esperamos que los nuestros no vivieran nada parecido. Pues no, aparecen otros. Que son iguales, la excusa es distinta, pero son iguales. Isis, Daesh, IRA o ETA...da igual el nombre. Esos se llevan vidas e ilusiones por delante, esperanzas de que hayamos mejorado algo. Barcelona y Cambrils se llevó un poquito la inocencia de V. A entiende y han hablado en el cole de sucesos como los de Londres, mientras que los pequeños han estado más resguardados. Pero con casi 8, ya lees, oyes los comentarios,ves la pena y escuchas improperios en casa..."No mamá, no han atropellado a una persona, son 13 muertos", fue su contestación cuando le dijimos que había habido un accidente en Barcelona. "Hay niños, ¿verdad?". No les impide jugar ni distraerse ni ser felices, pero ese momento que ves sus caritas y sus ojos así tristes.... por un par de minutos...sacarías el bicho que llevas dentro y reventarías a quien ha osado hacerles saber que hay maldades peores en el mundo que que tu hermano no te deje jugar con sus juguetes. Y también se lleva, o mejor dicho, reafirma, que no puedes protegerlos siempre.

Se lleva la juventud, porque una se siente igual que con 20, incluso mejor, más lista, más racional...pero hay más canas, peso, manchas en la piel, dolor de articulaciones...a ver, la opción de no tenerlas a esta edad no es nada apetecible, pero teniendo en cuenta que estamos prácticamente de manera literal en la mitad de nuestra vida, pues no es mal pago.

Se lleva un año. Sigo pensando que el año debería empezar en Septiembre y acabar en Agosto. Pero al mismo tiempo de llevarse todo esto, nos trae los mejores recuerdos y ganas de seguir.

jueves, 6 de julio de 2017

Homemade Homeschooling I

Y ya estamos en julio. Llevamos 4 meses y medio, y aún no me hago a la idea que el colegio acaba el 25 julio, San Fermín, fum fum fum.... Sobre San Fermín, ¡es hoy!! y aún es período lectivo, ¡horror!.
Los niños estarán algo más de 11 meses metidos en colegio, nos merecemos las mejores vacaciones del mundo - en España, por supuesto.
Pero la entrada de blog no es de esto, y me estoy yendo por los cerros de Úbeda.

A falta de un trabajo para mí y tras un mes duro para A en el colegio, me he metido en un proyecto de homeschooling en casa. Totalmente casero. Y aquí explico por qué...
La verdad es que jamás me planteé homeschooling en serio hasta este cambio de ciudad y colegio. Se debe a varias razones: el homeschooling británico nada tiene que ver con lo que viene de Estados Unidos (me parece mucho más racional, sensato y coherente) y el hecho de estar en contacto y leer artículos de las creadoras de Pedagogía Blanca, (una web comprometida y seria con este tema) a una de las cuales tengo en contacto por otra red social. Y he ido conociendo y perdiendo el miedo a este concepto. Creo que en muchos casos puede ser  (y de hecho, es) muy válido y perfectamente utilizable.
Y en el caso de familias expatriadas, creo que hasta le da un "plus". Y creo, como acabo de mencionar,  que hay que perderle el miedo a esto. Definitivamente.



Mis hijos están aprendiendo en colegios británicos, y obviamente siguen el currículum de Inglaterra ahora (antes seguían el Curriculum for Excellence escocés). Pero también me gustaría que aprendieran cosas del país de sus padres: historia y literatura siendo lo principal (lo bueno de las ciencias es que son universales, lo bueno de las artes y humanidades es la expresión de una sociedad o de un individuo o una época en concreto, con sus propias características y...ya me vuelvo a diseminar).

Y viendo cómo me gusta lo primero y las preguntas que ellos hacen y las dudas y los errores que cometen (genial eso de preguntar si Christopher Columbus antes de ir a América vio el monstruo del lago Ness.... el problema de tener un nombre parecido a San Columba, al menos en inglés), y lo bien que nos lo pasamos cuando explico cosas de arte, o historia - ay esos museos de Roma - he decidido hacer lecciones de homeschooling en esas áreas (y religión). Historia de España, Literatura Española y otras áreas en las que estén personalmente interesados, se centren en España o en Reino Unido o donde sea.



Me servirá para tenerme ocupada hasta que salga un trabajo - y así alejar el humo negro que de vez en cuando le da por aparecer, sobretodo si estoy quieta de más o cuando hay períodos un poco preocupantes - y para aprender yo misma.  A planear, a buscar recursos....De una manera creativa aprenderán sobre estos temas- a través de dibujos, manualidades, visitas a museos (sigo pensando que los españoles e italianos son el tostón del siglo para niños, no veo la hora de volver al British), sus propios juguetes (aún recuerdan divertidos lo que aprendieron usando Lego sobre las historias bíblicas de el Arca de Noé o la torre de Babel, la cual triunfó sobremanera gracias a poder hablar 4 idiomas aparte del español ), experimentando con todo...  Y eso vale tanto para el año escolar como para las vacaciones, porque si algo te gusta, y te divierte, da igual cuando lo aprendas y casi casi, cómo lo aprendas.





Es un homeschooling a nuestro modo, ya que siguen en el colegio - los colegios aquí son bastante diferentes a lo que yo he vivido, los veo más vocacionales, más fáciles para los niños y no me refiero académicamente, sino por lo que supone estar tantas horas con gente de distinto temperamento
etc, el hecho de hacérselo fácil y apoyarlos y cuidarlos es fundamental (aunque obviamente tiene sus limitaciones también) .
El caso es que les gusta, y no me planteo cambiarlos ni por otro ni por hacer un homeschooling total (no creo estar capacitada para ello, pero quien sí se ve, ¿por qué no ha de ser otra opción? los niños educados en casa luego entran en la universidad tan bien como otro educado en el cole, y consiguen sus metas igual y en casos de bullying hay que ir de cabeza a por ello, en mi opinión).
Vuelvo a decir que me refiero al homeschooling teniendo como base Reino Unido, de lo que conozco se hace aquí  y lo que aprendo leyendo en la web mencionada antes - no es publicidad, pero más vale aprender sobre algo para comprenderlo y dejar de temerlo. Y por qué no, adaptarlo también a nuestras circunstancias.

Y eso que jamás se termina de aprender, tengas 7 o 42 años....




lunes, 5 de junio de 2017

Roma

Quiero pensar en Roma.
En el viaje que hicimos costillo, menda lerenda y pichones verbeneros con unos amigos y sus hijos a Roma.
Porque no quiero pensar en Manchester. O en Londres. Acordarme de Madrid o Nueva York. París o Niza o Bruselas o Estanbul.... en el niño (los niños) de Siria. O de Egipto. Lo que salió en los periódicos y lo que no salió y aún así lo pienso e imagino,  "alegrándome" de no tener más detalles como los que tengo si me cruzo con las noticias de los periódicos y la tele. Que siendo de aquí, pues sacan más información por proximidad. Ya sabemos que no duele igual lo de uno que lo mismo que le pase a otro. Por ejemplo, con las piedras de vesícula, por mucha compasión y empatía que tengas ni de coña entiendes hasta que te pasa. Y ojalá no te pase. Porque al menos con las piedras no decides tu ni te las mete nadie. Te salen. Y te salen a veces comiendo 28 raciones de fruta y verdura al día y no probando pizza. Beh, la vita....

Roma era sol y era calor, y eran vacaciones. De Pascua, plena Semana Santa. Qué apropiado ¿no?. Casi tanto como lo es Jerusalén pero ahí aún no he ido. Ya me gustaría, pero me asusta un poco.




Roma eran cannoli (sicilianos) y pasta alle vongole que he de decir que muy rica, pero mi suegra la clava y no llegan a parecerse a las de ella. Será porque está hecho para turistas y no se esmeran, no sé, pero la de mi suegra es irrepetible (R, por favor, una de las tuyas para este verano!!!).
Roma eran los helados cremosos a tutiplén.
Las ruínas y los turistas, el dolor de pies, el agua de las fuentes, los pinos....
El olor a comida y fotos infinitas.


El enfado con la seguridad (no poder sentarse un poquito en el suelo del tejado del pastel de boda, o sea, el Victoriano...coñe, poned bancos!) porque no le pasan ni a los niños. Y es que sí, un país ideal para niños por la comida, la gente, el buen tiempo... pero en plan cultura, resulta pelín nefasto - los museos resultan aburridos, las caminatas igual y aquí una se las vio y deseó para animar en lo que podía que también eran mis vacaciones. Los niños pueden participar de todo si los poderes y los padres se lo curran, qué caray.
Del cordero al horno con patatas para el Domingo de Pascua - cosa buenaaaaaa.....
Del idioma!!! de su musicalidad y su genio y su belleza.
De 1000 años de arte y de historia con lo bueno, malísimo, genial y regularcillo.
De la cantidad de turistas - costillo no lo es, por mucha camarota de fotos que lleve.
Del Vaticano y del nepotismo de Alejandro VI (paisano), del Papa Formoso y el siglo de hierro, y de las sonrisas de Juan XXIII y Francisco. Entre tantos otros.
De acercarse a la infancia del costillo y auntie.




Es ir a Roma y conocer tu historia y tu vida, tu cultura, quién eres y de dónde vienes, aunque aún ni puñetera idea de a dónde irás.
A mí viajar "me da la vida" (qué frase más cursiiiii....), me anima, me distrae, me motiva, me ilusiona, me hace aprender, y me hace enseñar (sobretodo a mis pichones, anda que nos reímos contando historias de romanos, leyendas, sus batallas, reconociendo estatuas y sí, voy a decirlo, asombrándose porque en las estatuas de aquellos tiempos los penes eran microscópicos y mira que les gustaba representarlos! ay picarones... 😉😄). Viajar me da energía y me evado.



Ver en muchas calles patrullas y soldados con metralletas no me afectó, me picó la curiosidad y me asustó un poquito.... pero poco. Me da miedo y luego me cabrea y digo por mis coj**** voy a disfrutar. Me lo he ganado. Nos lo hemos ganado. Y nos lo merecemos. Y no nos lo quitáis.

Por eso ahora voy a pensar en Roma. En la pizza romana, super finísima. En la pasta. En los cannoli. En que era Semana Santa. Y en que aún me queda mucho por ver y disfrutar y que no puedo dejar que me lo roben. Nadie se lo merece.






Sobre los otros sentimientos que también tengo... más adelante en otro post.


jueves, 1 de junio de 2017

Ajustes

Asentados.
Colegio resuelto con buenos resultados.
Les gusta y ya no me planteo cambiarlos al otro que optábamos, por mantener una cierta continuidad con la escuela de Aberdeen.
Nueva casa en una urbanización nueva que está construyendo sin parar. Pequeñita, me recuerda al primer apartamento holandés que compartimos el costillar y yo. Pero con jardín y 2 dormitorios (pequeñísimos) más. Los pichones verbeneros felices por ello, tienen su pequeña independencia y sus juguetes.
Cajas terminadas. Sigue nuestro estilo de vida - un montón de cosas diseminadas por la casa y la necesidad de viajes a Ikea o pedidos por internet para almacenar todo. Libros a tutiplén que siguen amontonándose porque no podemos resistirnos a la letra impresa, sea de librería que de biblioteca.

Echo de menos trabajar y contribuir económicamente - sobre todo para las vacaciones. Echo mucho de menos a mis pequeños, mis otros niños, con los que también me tiraba al suelo y me reía y hacíamos juegos, bromas, actividades, aprendíamos sobre tantas cosas... Siempre me ha parecido más fácil trabajar con niños de 2-4 años que con niños mayores. Porque los primeros están aprendiendo y mantienes más la calma y comprendes más que con los últimos, con los que das por sentado que ya comprenden y saben actuar en consecuencia y luego se pillan unos rebotes que ni los terribles dos.
Y porque los pequeños son muy bonicos. Y los bebés son lo mejor del mundo. Inocencia pura, belleza pura. Y aprender cómo cuidar de ellos y ayudar a los padres a criar pequeños felices, fuertes y amables.

Y porque era un trabajo que me permitía hacer otra cosa que me encanta, aunque resulte saturado de vez en cuando: cuidar de los míos. Llevar a los peques a sus extras - seguimos con los mismos que en Escocia subiendo una de gimnasia artística/rítmica para V- y poder hacer algo de casa (tampoco mucho, la verdad, porque volvía agotada). Tener medio día para echar una mano en el cole - parte resuelta aquí también, aunque con menos implicación, por decisión propia.
Era el trabajo perfecto aunque por supuesto tenía sus momentos de agobio y de mandarlo todo a la porra... pero qué cosa no lo tiene.

Nos gusta la ciudad - muy chiquitina pero preciosa, aunque le falta un poco más de vidilla en cuanto a cines o compras - y el clima es genial.... Andamos acoplándonos y parece que las hormonas y el hecho del cambio están afectando a A y de rebote a todos, pero parece que vamos encaminando poquito a poquito las cosas. Tenemos un montón de cosas que hacer y conocer de los alrededores (conocemos la casa de Churchill, Blenheim Palace y hemos visitado Oxford) . Sacarme el DBS que me permita trabajar con niños aquí y buscar un trabajo con condiciones tan buenas como las de Aberdeen y formar una unión con los pichones ingleses como hice con los escoceses.

Aunque llevamos aquí 3 meses ya y en la nueva casa 2 aún es un período de cambio y acoplarse. Y de estar un poco perdidos aún. La pieza de puzzle que aún está ajustándose.


martes, 28 de febrero de 2017

Mudanzas y despedidas II: con la casa a cuestas

He de empezar diciendo que ya estamos aquí. O sea, Winchester. La antigua capital de Inglaterra, la ciudad de la Tabla Redonda (aunque haya 5 más que lo digan) y la de Alfredo el Grande.
En Hampshire donde al igual que Hartford y Hereford "hurricanes hardly ever happen" ( esto es oara aprender la h aspirada a lo profesor Higgins y que cuando mi amiga X me lo dijo, me descoyuntó de la risa).
El Sur.

Y ahora con nosotros andan 3 maletas y poco más, pues la casa de la familia Caracol está empaquetada y guardada en un almacén de Aberdeen.
Pero qué días....
si hay algo coñazo de la mudanza es el buscar compañías y presupuestos para llevarse todo lo acumulado en 12 años y dos peques después.
Rechazar a las que son demasiado caras y rezar porque la más barata organice bien todo y tenga muchísimo cuidado. Y que escriban lo que hay en cada caja, que a veces abres la que dice Cocina y te encuentras los trajes de baño

Y tras descubrir con todo ya vacío, que debajo del sofá andaba una pulsera de V, o tres legos de A, un peine de la menda, guantes que pensabas habías perdido...y mil y una cosas incongruentes que te llevan a pensar e incluso comentar "pero qué cantidad de m***** que tenemos!!!".
Eso debajo del sofá, que luego están las camas y armarios y oh, qué maravilloso "mundo perdido" encuentra uno!! Plumas de los colchones, calcetines, más juguetes, algún boli que otro, un palo de chupa-chup, algo del pupurri de vainilla que había en el aféizar de la ventana que se ha caído entre la pared y la cabecera de la cama y al ser ésta bajita te impide alcanzarla con la mano o con lo que sea si te tumbas en el suelo.
Así que una se lanza aspiradora en mano para dejarla relativamente bien sin morir de la alergia al polvo en el intento pero para evitar que el propietario - uno que nos tuvo contando todos los días, 20 jornadas sin calefacción ni agua caliente porque la caldera era más vieja que el mecanismo de un botijo- se quede con el depósito, echando leches para buscar empresa limpiadora y pintor para quitar huellas de manitas sucias en las paredes (y raspados de muebles).

Más un manitas que a muy buen precio cambia una pila del baño, arregla un cajón y la puerta de un armario además de tranquilizarnos diciendo que arreglará el marco de una ventana que los de la mudanza se cargaron pero que obviamente niegan....

Puro estrés. En 3-4 días.
Añade 12 horas de viaje con sólo dos paradas, embutidos en el coche con chaquetas, maletas,bolsas et voilà, mudanza completa.

Pero ahora ya en un mini cottage de manera temporal hasta que el alquiler de la nueva casa se formalice;listos para ir al colegio los nenes, marido al nuevo curro y menda seguir descubriendo - rutas de bus, médico, dentista, extraescolares.... para crear el envoltorio de nuestro hogar.
Volverán las cajas y los muebles y tocará desempaquetar....
la vida del nómada caracol.

domingo, 19 de febrero de 2017

De mudanzas y despedidas I: para los niños

Y ya llegó el momento.
6 años y 8 meses después decimos adiós a Aberdeen....y a Escocia.



La crisis del petróleo ha golpeado muy fuerte a varias empresas, con despidos incesantes de dos años a esta parte, hemos visto conocidos y sus hijos (algunos de ellos en el mismo colegio que los peques) irse de aquí...y ahora llegó nuestro turno.
Y no nos podemos quejar, hemos sido más que afortunados en esta situación y el costillo seguirá en la misma empresa, pero diferente negocio. Ha sido muy rápido, eso sí.... y en parte eso es bueno, porque no nos da mucho tiempo a pensar y dejarnos llevar por las emociones más tristes.....normales, lógicas y deseables incluso, pero que si te hundes en ellas hacen más mal que bien.

El caso es que nos vamos al sur... de Inglaterra. Concretamente Winchester, pija que es una (y porque le parecía una ciudad preciosa y encima votaron "Remain" en el referéndum para salir de UE). Y porque tiene todos los colegios con una buena valoración de la inspección de educación y estamos cerquita de Londres!




Este año pues se presenta con cambios para todos, y especialmente para los pequeñeques.
A mediados de Enero tuve por fin! mi operación de vesícula que fue extraída y esas 3 semanas de reposo en casa vinieron de perlas para preparar la logística del traslado. Y para poder hablar con los nenes sobre lo que significaba esto.
Ellos no lo llevaron bien la primera noche que se enteraron, cayeron unos lagrimones y sollozaron un buen rato... Con la inmensa ayuda de los yayos que estaban aquí cuidándome, A que entendía la situación mejor que V porque ha visto nenes ir y venir de su clase y del cole, y sabiendo que su amigo M también se irá en breve (a Londres, con lo cual ya están organizando planes para "quedar"), y por supuesto, el iPad y los planes para estos últimos días y los planes para cuando estemos allí, pues lo sobrellevan bien.
V está teniendo más problemitas sobretodo para dormir, le cuesta más y entonces voy y les cuento todo lo que haremos, en el viaje (iremos en coche, unas 10-11 horas de trayecto). Que será igual que cuando hemos hecho nuestros mini viajecitos por Escocia que a mí me han dado la vida cuando Aberdeen se me caía encima. Las peleas, las risas, las canciones, lo que haremos, papi enfadado porque cae el TomTom, mami diciendo que el primero que vea la señal de "Welcome to England" se lleva un premio, las paradas para usar el wc - sea éste en una cafetería o un arbusto en medio del camino- todo con un toque de humor que hace que se tronchen de risa, se relajen y puedan dormir.
Les estamos aconsejando que vivan estos últimos días con mucha intensidad, que sigan siendo amables con sus amigos o incluso más, que sigan trabajando como hasta ahora (#proudmama después de las reuniones con profes) y recopilen todo lo bueno que han vivido y lo piensen, que lo atesoren.

No les mentimos, les vamos diciendo que los principios son complicados... cuesta conocer gente, es un sitio nuevo, su colegio será nuevo (otro obstáculo que saltar, encontrar el que queremos, tan tan tan bueno como St. Joseph aquí, católico con ese ambiente estupendo - que sí, tiene sus problemas, pero el staff es magnífico), y que necesitamos tiempo para adaptarnos y conocer. Y que seguro encontrarán niños que serán con ellos tan amables y simpáticos y acogedores como ellos han sido cuando han llegado niños nuevos a sus clases. Y que den tiempo al tiempo, que además nos tienen a nosotros a su lado.
Hemos involucrado mucho a A viendo los colegios y él diciendo cuáles le gustaban más, por uniforme y las casas, y está más contento y más dispuesto a hablar que V. Pero sigue teniendo también las emociones a flor de piel y salta a la mínima por tonterías. Lo entendemos, pero tampoco dejamos que por eso tengan carta blanca para saltarse los límites. Creo que es bueno que aprendan a que esas emociones las tenemos todos y por nuestro bien, más vale apoyarnos que no dejarnos llevar por ellas...demasiado.

Y endulzamos también la situación diciendo lo cerca que tendremos Legoland y otros parques, Londres, sus museos, otras ciudades y que además, tendrán las mismas extraescolares que aquí (V ya tiene plaza para gimnasia, ahora nos falta tenis, natación, piano y baile) y que descubriremos más lugares preciosos y que hace más calor!! con lo cual, más oportunidad de llevar manga corta cuando lleguen los meses de más calorcito.

Este finde A ha estado  12 horas con un amigo que justamente dejó el colegio - para ir a otro - y despedirse fenomenal, además hemos ido al cine con él y otro de sus mejores amigos; V tuvo juegos con una amiga del cole ayer y el martes pasado, ayer mientras mamá se despedía de sus "mamis josefinas" en un restaurante griego estuvo disfrutando de papá (que tuvo su "festeta" el viernes).... nos hemos despedido de nuestros lugares favoritos este finde (Waterstones, Chopsticks, WH Smith.... y estamos buscando sus paisanos "winchesterianos" - o como se diga).

Y ahora empieza lo práctico: cajas, maletas y limpieza. Pero eso y el consiguiente agobio, para otra! :D