martes, 11 de octubre de 2016

Maternidad: un aprendizaje

No es la primera vez que digo que esto de criar personitas es más que difícil. Y a cada tropiezo, duda, desesperación, intento mantener una actitud positiva y me digo "así voy aprendiendo".  Se me van a escapar un montón de cosas, pero aprendo, vaya que sí. A tortas, sobretodo.


  • Aprendo que no hay manuales y es que es normal sentirse perdido y solo, sin respuestas correctas. O que todas las que encuentras no son las correctas. O cambian. Y ya se sabe que el cambio es lo único estable en la vida.
  • Aprendo a que sí, el amor es incondicional y que les perdonaré una y mil veces, y que espero que ellos me perdonen a mí. Pero aprendo a que no siempre nos gustamos. Y que siempre nos damos oportunidades. Y a esperar lo mejor. Y a ponerles a ellos por delante, pero sin olvidarme de mi propia humanidad. Porque es así como ellos aprenderán la humanidad de otros.


  • Aprendo a conocerme, y echando la vista atrás (41 años ya, ufff), veo en lo que la maternidad me ha hecho mejorar, en lo que no (horror) y en lo que aún anda en proceso.
  • Aprendo a no juzgar tanto a otras madres, o eso creo, y muchísimo menos a las que me caen bien! A las que me caen mal, como personas, o mejor dicho, no me llevo o no conecto, paso completamente de juzgar. Lo intento. Y a quien menos voy juzgando es a mi madre, que ya sé con conocimiento de causa, que se las vió de todos los colores e intentó hacerlo lo mejor que pudo y supo, sobretodo cuando se sentía perdida también y más sola que la una, intentando aceptar que los tiempos son distintos (seguro que ahora lo alucina más) y los caracteres también. Y sé que hay cosas y decisiones que ella tomó como madre y que yo no voy a compartir nunca, y que intentaré no hacer igual, otras que sí y que le estaré agradecida siempre y que creo son correctas y sobretodo, sé que mis hijos me mirarán a mí y me "juzgarán" también así. Hasta que les toque ser padre y madre, y entonces.... ay, nos comprenderemos. Y mejor hacerlo ahora que se está a tiempo.
  • Aprendo a que los nenes no viven en una burbuja, que ni pueden ni deben vivir así, aunque se me encoja la tripa, y que tienen su propio carácter y toman sus decisiones. Tienen su propio pensamiento. Que sí, que dirigiré y moldearé en la infancia lo más posible en busca de su felicidad y dándoles herramientas que espero les sirvan en el futuro, pero ellos son únicos y deberán tomar sus decisiones. Y aunque les ayude a corregir errores, y les intente guiar, repitiendo una y mil veces en lo que creo, lo que espero y me gustaría, esperando que algo quede, sé que la vida es imprevisible y espera a la mínima para reírse de uno, así que no me quedará otra que estar a su lado como un junco - doblándome sin romperme. 
  • Aprendo que ahora es cuando deben cometer errores, a estas edades, donde no hay malicia ni deseo de herir o hacer daño, sino que probablemente deseen destacar y llamar la atención, para enseñarles a hacerlo de otro modo. Y que luego los que sigan cometiendo sean más por una buena intención que por maldad. 
  • Aprendo a mentalizarme que los cometerán, por mucho que los quiera perfectos.
  • Aprendo a reconocer a gente y a estar agradecida a que me ayuden a poner en perspectiva las situaciones que vivo como madre. E intento pasar de los que no me ayudan a mejorar (aunque creo que en realidad todo suma para intentar ser buenas)

Por desgracia, esta vida es sólo una intentona - y que no me hablen de karma o vidas pasadas, que no, es tan injusto e inmovilista ese concepto, que me niego a aceptarlo o reconocerlo, karma y tal sí, pero ahora en esta vida, vamos, que lo que siembras recoges etcetcetc. Y esto da un coraje....
Pero en esta única representación de mi vida como madre intentaré que el guión, la dirección, puesta en escena contribuya a la creación de una obra de lo más completa en lo que a mí atañe, que sea intensa (lo es, vaya sí lo es), bella y compleja. Y a disfrutarla en sus mejores momentos, que son muchos. Porque sólo hay una y luego tendré que ceder la dirección a los que me hicieron madre. Para que escriban la suya. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada